Hola, guapo o guapa, bienvenidos al blog del día de hoy. Hoy vengo con un tema muy importante y algo que, de hecho, quiero que empieces a pensar y a reflexionar antes de cualquier otra cosa en tu vida. Y esto es:

¿Cuál es el verdadero precio de la bulimia?

Esta es una pregunta que nunca nadie me hizo antes. Si me llevas siguiendo, ya sabrás que fui bulímica por 13 años, sin embargo, la verdad es que nunca me lo había cuestionado. Y es algo que sí siento que tengo que compartir, sobre todo una historia muy personal.

More...

Hace como seis años, yo estaba queriendo ya recuperarme de esta alimentación desordenada, de darme atracones, de practicar todo este ritual bulímico-destructivo. Yo ya quería salir y recuerdo que en ese momento tenía una maestra espiritual que estaba conmigo, pero todavía solo de vez en cuando. Y me acuerdo que una vez me metí a Google, a lo mejor como tú ahorita me encontraste de casualidad buscando respuestas y llegaste a aquí, a mí me pasó igual. En su momento estaba googleando, buscando cómo dejar la bulimia, cómo salir de la bulimia y me llegó un programa digital de unos australianos.

Cuando me metí, dije: “¡Wow! Por fin encontré a alguien que me entiende, alguien que habla mi idioma”. Su filosofía de recuperación iba en alineación con mis valores, y eso me puso súper feliz. El problema fue que cuando vi el precio… ¡Jesus Christ! Casi me caigo para atrás, porque en ese momento, cuando estaba en la bulimia no tenía ni trabajo, la verdad es que dependía económicamente de mis papás. O sea, era un desastre y yo no tenía el dinero que costaba ese programa. Entonces como que me enojé.

Me enojé y me quedé así muy enojada: “¿Por qué es tan caro?”. De repente, muy sincronísticamente, hablé con mi maestra. Me habló por teléfono y me acuerdo cómo fue. El caso es que le conté y me dijo: “Coral, ¿cómo vas con la bulimia?”. Y le comenté: “Pues mira, maestra, la verdad es que voy más o menos, es que yo sola definitivamente ya me di cuenta que no puedo. Y las clínicas no me funcionan, a mí los psicólogos y las cosas tradicionales no me han funcionado, ya no sé qué hacer. Encontré un método que parece que sí que va a funcionar porque conecto, conecto con la persona, conecto con el mensaje y siento en mi corazón que me puede ayudar, pero está muy caro”.

Error garrafal haberle dicho eso. Entonces mi maestra me dijo: “Coral, ¿cómo que es muy caro?”. “¡Pues sí, cuesta tanto!”. Y me dijo: “Coral, ¿sabes qué? Vamos a escribir en tu diario el precio de la bulimia, el verdadero precio de la bulimia”.

NADIE me había dicho eso, ni siquiera se me había pasado por la cabeza. Y me puse a escribir: cuántas horas al día pienso en comida; cuánto dinero me gasto al día comprando comida especial para darme mis comilonas, mis atracones; cuánto tiempo al día duro entre que me doy un atracón y vomito… Y empecé a hacer mis cuentas, lo puse en dinero. Me dijo: “Coral, quiero que lo escribas en dinero, cuánto dinero vale tu tiempo para ti. O sea, ¿cuánto vale en dinero una hora de tu vida?”. Yo nunca me había puesto a cuestionar eso, para nada, en lo más mínimo.

Cuando empecé a escribirlo, me di cuenta de todo lo que yo gastaba en mantener mi bulimia: comprando comida y en tiempo, sobre todo en tiempo.

Nadie nos enseña a valorar nuestro tiempo.

O sea, si tú estás pasando por la bulimia, verdaderamente quiero invitarte a que reflexiones esto. Esa fue la conclusión a la que yo llegué una vez que hice toda mi cuentita de cuánto me salía la realmente bulimia. Mi maestra me dijo: “Coral, aquí quiero que veas y aprendas algo: ningún programa, ninguna mentoría, nada que te saque de la bulimia es caro, ever, nunca”.

Entonces eso me ayudó mucho, se me dio lo que yo llamo “educación financiera”. Mi maestra también me hizo otras a preguntas, cosas en la que nunca me había puesto a pensar: “Y Coral, ¿cuánto dinero te has gastado en nutriólogos o en dentistas?”. Obviamente, yo pagaba todos estos doctores porque la bulimia me descomponía toda la salud, entonces después tenía que ir y gastar todo este dinero en doctores para arreglar lo que la bulimia me desarreglaba.

Entonces, cuando empecé a analizar y verlo más claro, dije: “¡Wow! No me importa si me cuesta un millón de dólares este programa, a largo plazo obviamente es mucho más barato que seguir manteniendo la bulimia”. Entonces, guapa o guapo, el día de hoy me sentí muy guiada a compartir esto, porque creo que es un tema importante: creo que necesitas educación financiera.

Si ahorita tú te encuentras paralizado porque no has invertido en tu recuperación, quiero que sepas que aquí también aprendí algo muy importante. No es: ¿cuánto cuesta? No, no tiene precio, es una inversión. ¿A qué me refiero con que es una inversión? Que lo que vas a obtener de regreso gracias a ese programa o esa mentoría, o lo que sea que tú elijas ahí afuera, es tu salud, es tu libertad, es tu vida. O sea, no tiene precio, entonces no es que estés pagando algo.

La diferencia entre inversión y costo es que un costo no te da nada de regreso; una inversión te da mucho de regreso.

Entonces, quiero que empieces a cambiar tu perspectiva y empieces a ver que todo lo que tengas que pagar en programas que arreglen la bulimia es una inversión. No me refiero a nutriólogos, aunque siempre que esto puede apoyar. Me refiero a que te pongas las pilas y verdaderamente te comprometas en ahorrar e invertir en un programa que te saque de eso. Guapa, guapo, no importa, no hay precio, nada es caro cuando estamos hablando de tu salud, y espero que empieces a verlo. El propósito de este blog es darte un poco de educación financiera, que nos falta muchísimo. Somos bastante ignorantes, y me incluyo.

Pero quiero compartirlo contigo porque el haber hecho esa inversión me cambió la vida de una manera radical. Junté, ahorré, les pedí a mis papás, me valió gorro. Compré ese programa y claro que me cambió la vida. A día de hoy manifiesto y creo en la abundancia que necesito para mantenerme. Y obviamente, el día de hoy tengo siete mil veces más de lo que invertí en ese programa.

Ahora, si sientes ese llamado y dices: “Coral, yo también”, quiero invitarte a que visites comidaylibertad.com y te registres. Ven y quiero que te registres y veas este video, el Video N.° 3 es Educación Financiera Líquida. Guapa, guapo, te va a cambiar la vida para siempre, lo grabé con muchísimo amor para ti. Es totalmente gratis, así que no te preocupes.

Yo sé que muy seguramente no lo vas a compartir, porque… ¡quién quiere compartir temas de bulimia! Pero si tú crees que este blog puede servirle a alguien y logras que tu ego no se meta, compártelo. Y coméntame abajo, ¿qué vas a hacer para recuperarte?,  ¿qué vas a hacer para educarte financieramente?

¡Nos vemos en el blog la próxima semana!

C.

 

8 Comentarios

  1. Yo siempre me di cuenta que era un gasto economico y que me quitaba todas las horas del dia excepto las que trabajaba, y aun esas en mi cabeza rondaba la comida y lo que compraria cuando saldría de mi trabajo para comerme luego. No cabe ni la menor duda de que te roba todooo no solo dinero…
    Ahora aunque solo me doy un atracon a la semana y estoy muchooo mejor, estoy luchando para acabar de salir del pozo, ya no pienso todo el dia en comer y me siento afortunada.

  2. El mayor gasto que he hecho es invertir mi atencion y energia en cuidar kilos, dietas calorias, culpas y remordimientos. Tus videos estan ayudando a encontrar respuestas y recuperar la calma. Y saber que siempre se puede empezar una vida con respeto y agradecimiento hacia mi maravilloso cuerpo que ha tolerado tantos abusos. Mi agradecimiento para ti por siempre.💜💛💚

  3. QUE HARÉ ???
    HARÉ LAS CUENTAS POR QUE YO CREO QUE A MI TAMBIÉN ME HA SALIDO MUY CARO MANTENER ESTE DESORDEN POR TANTO TIEMPO,,, COSTOS Y PERDIDAS ,,,,,,,
    A VECES CREO QUE TENGO MUCHA INFORMACIÓN PERO QUE NO ME SIRVE DE NADA SI NO HAGO NADA RESPECTO A LO QUE SE Y A LO QUE HE APRENDIDO ,,, PIENSO QUE LO MEJOR QUE PUEDO HACER ES TOMAR ACCIÓN Y VER CLARAMENTE QUE ME HA FUNCIONADO Y QUE NO Y COMO LO PUEDO CAMBIAR..
    GRACIAS MAESTRA

  4. hola la verdad no se que hacer no puedo para de comer siento que cada dia engordo mas y no puedo bajar de peso estoy tomando las pastillas metformina pero siento que solo me en gordan mas y tengo miedo a subir mas de peso y ya no bajar que hago esto se me vuelve mas complicado la verdad que respuesta me das amiga coral en verdad lloro mucho por todo esto que me esta pasando

Escribe Un Comentario

Escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre aquí