No me acuerdo nunca haber encajado en la sociedad.

Desde que era niña recuerdo haberme sentido diferente, un poco separada de todo. Muy sensible, desconectada de mi familia.

Tuve situaciones familiares duras en mi infancia y no tuve herramientas para lidiar correctamente con ellas así que me volví muy rápido adicta a los dulces y a la comida. Eran dos cosas que creciendo me ayudaron a sobrevivir este mundo que ante mis ojos parecía frio.
 
NO ME SENTÍA PARTE DE ÉL
 
Desde que tengo memoria dedique mi vida a intentar encontrar en el mundo exterior por soluciones que – no sabia – solo serían encontradas en mi mundo 
 
Y ASÍ EMPEZÓ MI DETOUR POR EL MUNDO DEL MIEDO.
Abuse muchísimo de la comida chatarra.

Después de teenager me volví, sin darme, cuenta adicta a las dietas, lleve algo que siempre ame hacer (deporte) al lado oscuro cuando me enganche en la industria del fitness, ahi me perdi y me enferme.

Me enferme porque perdi por completo mi conexion con mi cuerpo, con el universo y con mi Poder Superior.

Me me volví adicta al reconocimiento y atención de las personas gracias a mis looks. Me gustaba el status, el dinero y las cosas finas. 
 
Por años viví para mi cuerpo. Lo único que me importaba era verme bien en bikini, vestirme a la moda y tener aprobacion del mundo a traves de las redes sociales.
 
Cada día iba poco a poco adentrándome en un mundo de ilusión, de miedo, de ansiedad, de adicción. Me metí en relaciones de codependencia que no me hacían ningún bien.
 
Cuando tenía 24 años ya era una mujer adicta al alcohol, a las fiestas, a mi novio y con un fuerte desorden alimenticio closetero.
 
ESTABA EN BANCARROTA ESPIRITUAL

Toque fondo...

A los 24 años en mi departamento en Madrid hice un oración que iniciaría mi camino de transformación para nunca más volver atrás.
 
“Tiene que haber otra manera de vivir, universo enséñame, guíame”
 
Así llego a mi mi primer maestro espiritual en forma de un libro “La medicina del alma”

Yo no era una mujer de leer, ese libro lo leí en un día. 

Yo estaba lista para su contenido, no hubiera llegado a mi de haber sido diferente.

El dolor me había llevado a hacer lo que fuera por sentirme mejor. Sus principios cambiaron mi existencia y me dieron una nueva percepción de mis problemas.
 
Yo estaba separada del amor y sufría una tremenda desconexión espiritual.

Empecé a implementar estos nuevos principios y los lleve a full speed.
 
Una nueva sombra se había asomado. Mi extremismo. Yo jamás conocí el gris, en mi mundo todo era blanco o negro, el camino del medio era totalmente extraño para mi.

Mi ego se había espiritualizado y yo ahora era una “bulimica holística”

Ahora era espiritual, me vestía de blanco, comia raw, sin gluten, sin azúcar, sin lácteos, organico, iba a yoga, me inscriba a clases de meditación, de superación personal, leía libros inspiracionales, pero por algo mi vida no cambiaba mucho.

¿Mi nuevo problema? Ahora era adicta a los cursos de autoayuda. Había estado viviendo mi vida de acuerdo a la definición tradicional de espiritualidad que vi afuera.
 
No me funciono. Seguía enfocada en buscar afuera lo que únicamente puedo encontrar adentro.
 
Seguía sintiendo un vacío en mi pecho y una soledad que caminaba conmigo no importa con quien estuviera. Seguía sin encontrar una relación de pareja significativa, seguía sin poder ser una mujer económicamente independiente, seguía muy enganchada con el fitness y mi cuerpo, mi relación con la comida era inestable, con mi familia igual y definitivamente no era feliz.

¿Que estaba pasando? 

El universo respondió, ahora el universo me había mandado a mi primer maestra espiritual en forma física.
 
Con ella me fui al proceso del desierto. Me aislé por tres meses. Me saco del mundo ordinario. 

 En ese proceso mori. 

 Fue el proceso más duro de mi existencia. 
Enfrente mis miedos, mis mas grandes apegos y sombras. 

 Ella empezó a mostrarme como todos mis cambios espirituales habían sido externos y no habían tenido en sí ningún valor. Gracias a ese proceso nació mi primer libro “Yo salí del abismo”. 

 Jamás hubiera creído que mis batallas internas estaban siendo el entrenamiento que necesitaba para encontrar mi carrera profesional.  
 
Después llego a mi vida Un curso de milagros, este libro sería el crux y la culminación de mi entrenamiento espiritual.
 
Este libro me ofrecía todo el entrenamiento mental que yo necesitaba para empezar a dejar de vivir por default, dejar de vivir en la superficialidad de la espiritualidad y empezar a crear milagros en mi vida todos los días.

Empecé a vivir con significado, una vida basada en un sistema de pensamiento de amor.

Puse en práctica estos principios y mi vida empezó a cambiar y me volví la mujer más feliz que conozco. 

Hoy tengo una pareja que amo, logre trascender el alcohol, la fiesta y la locura “fitness”por mi cuerpo, encontré una misión que llena a mi espíritu, hoy vivo para mi alma, y simplemente vivo para algo mucho más grande que yo.
 
CONSAGRE MI VIDA AL UNIVERSO.
 
Yo siempre escuche el llamado, siempre supe que mi misión en este planeta era significativa, pero me daba miedo escuchar, me daba miedo ver y responder.

Mi conexión Espiritual es lo único que me ha dado la fortaleza para poder seguir los mandatos de mi alma.
 
NO EXISTO SIN EL AMOR Y EL APOYO DE UN SER SUPERIOR AMOROSO.
 
Descubrí que el mundo de las adicciones, los follows, los likes, los looks me ayudaron a callar la voz del amor por mucho tiempo, y no es que esto sea de ninguna manera malo. Solo que tiene que ser purificado.

Eventualmente tenemos que despertar.

Yo elegí despertar y decir ¡SÍ, Hay otra manera de vivir!

Hoy mi compromiso contigo y conmigo es compartir y enseñar todos los principios espirituales que cambiaron mi vida, es enseñarte una nueva definición de espiritualidad en donde lo que hagas afuera es lo menos importante.

Es recordarte quien eres y el poder ilimitado con el que cuentas una vez que eliges voltear adentro.

Puedo guiarte.

Hay una manera de vivir en este mundo que no es de este mundo.

Una donde vives en manifestación constante, en donde la abundancia es natural y llega facilmente a ti, una donde jamás vuelves a sentirte sola, perdida y deprimida.

El espíritu y sólo el espíritu puede llenarte y saciar esa "hambre/vacio" que sientes.

¿Estás lista para ser radicalmente feliz?
 
Ingresa tus datos para descargar gratis la guía 
para liberar todo lo que te bloquea