Inicio Bulimia Sentir Es La Droga Perfecta

Sentir Es La Droga Perfecta

4
Sentir Es La Droga Perfecta

Ayer fui al dentista. Una de las consecuencias de mi bulimia fue que me acabé todos los dientes por regresar y regresar la comida. Los jugos gástricos acabaron con el esmalte de mis dientes, que a su vez se hicieron muy sensibles al calor y al frío de los alimentos, y se me empezaron a romper.

Tenían que ponerme carillas de urgencia en los cuatro dientes frontales para proteger lo que quedaba de ellos. Ese procedimiento es muy agresivo (jamás me lo hubiera hecho, a menos que no fuera indispensable).

El proceso es así: te ponen anestesia, con esa maquinita ––que es como taladro––liman tu diente original hasta dejarlo chiquito para después cortar la encía con la finalidad de que entre la “mascarita” dental que ellos hacen sobre tu mismo diente. Así que imagínate todo el estrés al que sometes a tu boca, a tus dientes, a tus encías.

Cuando salí de ahí, el dentista me dijo, “tómate de una vez dos Tylenols para cuando se te pase la anestesia”. Agarre las pastillas que me dio y me puse a leer sus ingredientes y sus indicaciones.

¿Alguna vez te has fijado en los efectos secundarios de los medicamentos, y en especial del Tylenol? Ahí te van para que pienses dos veces antes de echarte tu coctel por el más mínimo malestar.

Durante el uso de Tylenol se puden presentar los siguientes síntomas:

  • Alergias
  • Anemia
  • Aumento de la presión arterial
  • Enrojecimiento de la piel
  • Problemas de hígado
  • Problemas renales
  • Sangrado gástrico

What?!?!? ¿¿Te cae?? Yo, independientemente de eso, le huyo a los medicamentos o mas bien los dejo como «mi ultimo recurso», porque sé que no hacen más que “controlar” el síntoma por un período muy corto y, al mismo tiempo (o sea un medicamento jamás te va a curar del todo), ataca todo tu organismo.

Nada más vuelve, plis, a leer los efectos secundarios del Tylenol. No es para regañarte es para que sepas.

Por cortesía tomé las pastillas, las metí a mi bolsa y me salí del consultorio.

Llegué a casa, se me pasó la anestesia y, fuck, me dolía toda la boca, me dolía hasta la nariz, terrible, obvio. Pobres de mis dientes, pero sabía que si corría a tomarme los medicamentos, o si corría a darme un atracón o a tomar una copa o lo que fuera del exterior para huir de ese dolor, sólo sería un quick fix temporal con intereses muy altos y al final me traería el doble del dolor con el que empecé. Así que decidí no tomar nada, y respirar, orar, dejarme sentir ese dolor e irme a dormir.

Al día siguiente me levanté como nueva. No me dolía nada y dormí súper bien. Esta experiencia me trajo una gran lección: “NO HAY MEJOR QUICK FIX QUE DEJARNOS SENTIR EL DOLOR REAL”.

Sí duele, pero pasa, y no nada más pasa, en verdad, se va de tu cuerpo y de tu vida para siempre. SENTIR ES EL MEJOR MEDICAMENTO, créeme.

 

Click to tweet : No hay mejor quick fix que dejar sentir el dolor real, sentir es el medicamento #healthysexyrev

 

Healthy Sexy Recovery Tools

 

icon  La próxima ves que quieras darte un atracón, o estirar la mano para ponerte un pedo o lo que sea que hagas para no sentir, aplaza ese momento por quince minutos y déjate sentir ese vacío, ese dolor sólo quince minutos. Si después de ese tiempo todavía quieres adormecerte con alguna sustancia, vas, te doy permiso, pero primero espérate quince minutos y observa la alquimia que esto produce en ti.

icon Durante los quince minutos saca un papel y escribe lo que sientes, escribe qué estás pensando, estudia, obsérvate, no te juzgues.

 

Sat Nam,

Coral

 

4 Comentarios

  1. Entiendo perfectamente lo que aconsejas, pero es taann difícil seguir de largo cuando lo único que quieres en ese momento crucial es darte un atracón. En mi caso particular muchas veces sentí »ayuda sobrenatural» para poder seguir adelante y agradezco a los seres de luz por eso. Con respecto a la medicación yo tampoco tomo psicofármacos, es más, me niego rotundamente desde que mi gato murió a causa de las contraindicaciones de un medicamento.

    • Así es Johanna, gracias a dios no estamos solos, la ayuda de lo seres de Luz y del Universo están están siempre disponibles para nosotros. Mientras aplaces el pull a estirar el brazo en automático por alguna «droga» externa por unos minutos ya vas rompiendo el habito. Sigue adelante.

      Coral.

  2. Hola Coral. Yo he hecho tu programa de recuperación y me sentía muy bien. Hace 2 años deje de vomitar y decidí tartar los dientes ya que tuve bulimia por 18 años. Siempre me ponían carillas en resina, pero hace unos meses visité como 20 dentistas rehabilitadores diferentes y me decían la mayoría que necesitaba coronas de porcelana en todos los dientes. Finalmente accedí aunque no estaba segura de algo tan agresivo, porque al final no sabia si yo era in negocio para ellos……… me hicieron todos los dientes de arriba con coronas y ahora estoy en in estado de ansiedad, angustia, algo que jamás había sentido. Lloro cada día porque me hicieron tantas cosas, casi todos endodoncias, perdí una muela y no se como afrontar eso, ya que era para mi major quedarme con mis carillas. Ahora me duele, sigue la sensibilidad, los del frente me rascan por las endodoncias……… no se que hacer, estoy desesperada y lloro y lloro….. tengo miedo de perderlos. Tu también tienes coronas en tu boca? por favor ayúdame, quiero saber de tu experiencia. Estoy tan desesperada que siento el fondo del avismo. Nunca me había sentido así en toda mi vida.

Responder a Coral Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here